13/9/06

decidir

es la única forma de libertad que tenemos. Ante nosotros se abre un abanico limitado de posibilidades. Y tenemos que escoger, u otros lo harán por nosotros.


Yo tomé una decisión. Hice caso a la razón, a la experiencia y a todo lo que me empujaba a decir un no.


Ahora sufro las consecuencias de mi decisión. Las consecuencias malas, y las buenas. Y mi parte racional me dice que he hecho lo correcto. Pero eso no quita que te eche de menos en cada cosa que hago, pienso, digo, imagino. No hay nadie más como tú. Y te echaré de menos siempre.

7 estúpidos comentarios:

Anónimo dijo...

La razón y la experiencia en estos casos no suelen dar buenos consejos.
El secreto está en encontrar un equilibrio entre pensamiento y sentimiento, eso sólo se consigue esforzandose por conocerse a uno mismo, pequeño saltamontes. Cuanto más te conoces, lo que piensas y lo que sientes más se parece y cuando esto sucede todas las decisiones son correctas (gràcies Noema).
Yo prefiero sentir siempre y pensar sólo cuando sea necesario.

akae dijo...

supongo que tú serás mujer... es la gran diferencia.

De todas formas, yo todavía me estoy conociendo, y me sorprendo de cosas que puedo llegar a pensar y sentir. Quizá algún dia alcance el equilibrio, pero de momento no me dejo llevar por los sentimientos para las cosas que considero más importantes en mi vida. No me suele dar buenos resultados.

Caracol dijo...

Joder Fao como te rallas. No le des mas vueltas a lo hecho que hecho está. Vente para aca y hacemos un poco de akairri.

Un saludete.

akae dijo...

joder!

tengo unas ganas de acabar el puto verano e irme a Lo Elda...

AAAKAIRRIIIII

el figura dijo...

Una vez Antonio Gala dijo en una entrevista:
"A la hora de tomar una decisión, nunca me he arrepentido de hacerle caso al corazón y no a la razón"

...o algo así. Somos jovenes, estúpidos y ansiosos, nos creemos en la cima del mundo, y no valoramos lo que tenemos.

Te recomiendo "Alta fidelidad", a mí me ayudó.


Un abrazo.

akae dijo...

Alta fidelidad tiene un final demasiado feliz para mi gusto ...

Creo que es la decisión más meditada de mi vida, y no me voy a arrepentir de ella (no me suelo arrepentir de nada de lo que hago, simplemente lo intento asumir), aunque seguro que también es la más difícil y la que más tiempo me va a dejar ese sabor de boca de no saber si has hecho lo correcto, o esa inseguridad que provoca la ignorancia.

Aún así, espero que por una vez mi cabeza no me falle, mi experiencia no me mienta y mi corazón no me de por el culo más, porque Michelle es lo mejor que me ha pasado en la vida y mi decisión ha sido que no quiero perderla para siempre.

Perdón por la sinceridad, pero dos cubatas y la ilusión de que alguien te escuche (lea) me convierten en un pesado.

Un abrazo, Figura.

figura dijo...

no eres un pesado, eres un tío de puta madre, mucho mas listo de lo que te crees.

¿Te cuento un secreto? Estoy en la misma situación, pero no tengo ni ganas de pensar, ni huevos para tomar una decisión... simplemente esto se está muriendo a causa de mi apatía.

... llegué de casualidad a tu log, no resulta relevante?

;)